Juan Canale y Leones, el pueblo que ayudó a construir

Por Margarita Mollar (*) | Especial para Muhli

Oriundo de Piamonte (Italia), llegó a fines del siglo XIX a la Argentina. Tras un tiempo en Armstrong, se estableció en Leones marcando sus orígenes en los ámbitos político, económico, social y cultural. Presidió la primera Comisión municipal e integró el primer Concejo Deliberante. Fundó el primer molino harinero de la zona y otros comercios emblemáticos como Canale y Cía. y La Aurora.

A su vez, donó parte del terreno y del dinero para levantar el templo parroquial y lideró la primera comisión de la Sociedad Italiana de Leones, donde su hijo Bernardo inauguró el primer cinematógrafo del pueblo en 1914. Juan Canale fue uno de los terratenientes y colonizadores más importantes de Córdoba hasta su muerte, en diciembre de 1943. A 80 años de su fallecimiento, todavía ningún espacio público de la Ciudad lo recuerda.

De Europa a Leones

Hijo de Bernardo y de Josefina Bonino, Juan Canale nació en Scalenghe, provincia de Turín (Piamonte, Italia), a mitad del siglo XIX, estableciéndose en Armstrong (Santa Fe) durante sus primeros años de residencia en suelo argentino, con apenas 20 años de edad.

Aunque no se sabe a ciencia cierta a qué se dedicaba en Europa ni qué lo motivó a emigrar, por estas tierras su especialidad, en un principio, fue trabajar con las ruedas de carros y vehículos. Tampoco está claro el motivo por el cual se trasladó a Leones, aunque todo nos lleva a suponer que habría sido, como solía ocurrir, siguiendo el recorrido por los pueblos ferrocarrileros impuesto por la Compañía de Tierras del Ferrocarril Central Argentino a las personas relacionadas con esa empresa, a medida que ésta avanzaba con las obras destinadas al paso del tren.

De hecho, lo que es comprobable por la presencia de su firma en documentación pública, es que desde 1892 su nombre está vinculado al progreso local y a los jalones más importantes que se escriben en la historia de nuestros comienzos.

En el censo de 1895, en el apartado correspondiente al departamento Marcos Juárez, figura Juan Canale: de nacionalidad italiana, comerciante, de 35 años y casado con Magdalena Poquetino (1), italiana y 10 años menor. Según ese documento, a la fecha, el matrimonio tenía cuatro hijos argentinos: Josefina, la mayor de seis años, había nacido en la provincia de Santa Fe mientras que Virginia de cinco, Bernardo de tres y Orfilia de dos se registraban nacidos en Córdoba. Más adelante, nacería una quinta hija, bautizada Juana.

Tras el fallecimiento de su primera esposa, Juan Canale desposó a Josefina Zoppis, una italiana de cuya unión en 1910 nació Nella Isabel en la ciudad de Rosario. (2) Elbira Bértola, vinculada desde su niñez y durante su juventud con la familia Canale-Bertini, recuerda a su segunda esposa como una italiana distinguida, de imponente personalidad y mucho señorío, que ayudaba a Canale con la crianza de los hijos más pequeños de su primer matrimonio, quienes la llamaban “Madre”, y a quien el personal se dirigía respetuosamente como “Madame Canale”.

Juan Canale y Josefina Zoppis.

Consultado sobre la descendencia de Juan Canale, Nicolás Ravena, uno de sus bisnietos, comenta:

Los hijos de Juan Canale fueron Josefina de Giachero, mi abuela, que vivió en Italia; Juanita de Racca, también radicada en Italia; Bernardo, continuador de la obra de su padre; Virginia de Seggiaro; Orfilia, soltera, y Nella de Bertini, la menor, hija de segundas nupcias.

De su testimonio, surge también que todos sus hijos, de nacionalidad argentina, fueron educados en Europa. Las mujeres lo hicieron en Turín y se establecieron en la vivienda familiar situada en Via Angeli, en la ciudad de Cuneo (la cual se conserva igual, a pesar del tiempo), mientras que Bernardo se formó en Suiza.

Villa Canale en Via Angeli, Cuneo (Italia). 

Las huellas de un pionero

En 1897, asociado con Pascual Zanotti, Juan Canale instaló silos de acopio y el primer molino harinero de la zona, el cual fue vendido más adelante a la firma Minetti. Dicho edificio, ya desaparecido, habría estado emplazado sobre el bulevar Colón, paralelo a las vías férreas, enfrentando la plaza homónima (hoy Plaza de la Madre), entre las calles 25 de Mayo y 20 de Setiembre, zona ocupada actualmente por los silos de la Unión Agrícola.

Según lo publicado en Génesis (Mollar y Ghione de Fauro, 2009), el 1 de abril de 1919 Pascual Zanotti se dirigió al intendente Ramón Infante sobre un hecho ocurrido en su propiedad, el cual confirma la ubicación del molino. En el escrito, Zanotti aseguró ser propietario de los sitios cinco y siete de la manzana G, al norte de la línea férrea, y describió:

(…) la calle de nombre “Principal”-ubicada entre las manzanas H y G, al frente de la Plaza Norte- que quedaba al oeste de los sitios mencionados, tenía tapiales y galpones que obstruían el paso; que tanto la calle como los sitios, estaban ocupados por los señores Minetti y Cía., pedía que los mismos fueran desocupados para su uso y explotación y que la calle pasara a ser de uso público. (3)

Molino harinero de Juan Canale, el primero de la zona.

Junto a otros esforzados residentes italianos, en 1893, Juan Canale también fundó la Sociedad Italiana “Patria e Lavoro di Socorso Mutuo”, de la que fue su primer presidente. A su vez, se desempeñó como tesorero y secretario de la Comisión Pro-templo, en fecha coincidente y, a tal fin, donó la mitad del terreno para la construcción del mismo (la otra mitad fue donada por Elvira de Echenique), además de asumir, en partes iguales con Domingo Benvenuto, el costo total de la construcción que ascendió a 24 mil pesos. (4)

Aunque al principio se lo encuentra asociado con Domingo Benvenuto, la firma se disuelve y más adelante funda una casa de comercio que llevó su nombre: Canale y Cía S.R.L ramos generales y acopio de cereales. El negocio funcionó activamente hasta los años ‘50, siendo reemplazado por una nueva firma integrada por varios socios, la que pasó a denominarse La Aurora S.R.L. Este histórico comercio estuvo ubicado a lo largo de la calle General Paz hasta el callejón Cañada (hoy Joaquín V. González), abarcando también unos metros sobre el Boulevard Argentino (actualmente llamado Avenida del Libertador).

Casa Canale y Cía.

La Aurora

Juan Canale también fue una de las primeras autoridades de Leones antes de la creación de la Municipalidad, integrando las Comisiones de Fomento y la mayoría de las Comisiones Administrativas de esta villa, desde 1895 a 1916, fecha en la que fue electo Concejal del primer Gobierno municipal. Ese año fue designado por sus pares presidente del primer Concejo Deliberante y, al año siguiente, vicepresidente.

Integrantes del primer Concejo Deliberante.

Terrateniente y colonizador

Con el auge del modelo económico agro-exportador (1880-1914) en la zona de influencia de la Compañía de Tierras (Land Investment Company) comenzó el furor y la disputa por la adquisición de terrenos. Juan Canale no permaneció ajeno a este fenómeno: desde 1880 y durante las primeras dos décadas del siglo XX fue muy activo en el mercado, adquiriendo importantes extensiones, a tal punto que se lo considera un destacado terrateniente y colonizador de la Argentina, con extensiones dentro de la provincia de Córdoba que llegaban hasta el Valle de Punilla, siendo interrumpidas solamente por la propiedades de Ramón Cárcano o Manuel Anselmo Ocampo.

Un manual de publicación inglesa referido a las colonias en la Argentina describe la obra de Canale:

Aunque la época de los latifundios no ha pasado aún en la Argentina, los pequeños propietarios han cultivado con esmero grandes superficies de la República lo que ha redundado en beneficio recíproco de todos los que han tomado arte en este trabajo. Don Juan ha hecho mucho en pro de la colonización de la provincia de Córdoba, siendo él mismo propietario de grandes estancias arrendadas a colonos. (5)

El texto, que continúa detallando los campos, su extensión y el valor de la hectárea comienza por “La Bicoca”. Esta estancia se encontraba en la Colonia Leones, en el camino paralelo a las vías férreas y contaba con 4.255 hectáreas valuadas en 220 pesos moneda nacional la hectárea. En ella trabajaban más de 20 colonos quienes, en vez de arrendamiento, pagaban el 25 por ciento de sus cosechas.

Juan Canale y familia en la vivienda de su estancia “La Bicoca”.

Dentro de las propiedades de Canale en la región, también aparecen: “La Tolonda” (3.375 hectáreas bien cercadas, a 250 pesos), “La Prebe” (415 hectáreas a 200 pesos), “El Fortín” (1.557 hectáreas a 250 pesos); “Morrison” (310 hectáreas a 200 pesos) y “Colonia Córdoba”(433 hectáreas), todas sembradas con trigo, lino, maíz y alfalfa. Para finalizar, el informe agrega que Canale también era co-propietario de otras 1.900 hectáreas a 1.900 pesos.

Su vínculo con Italia

María Clara Pugliani recuerda a Juan Canale como “un hombre generoso y solidario”, dispuesto a ayudar a sus familiares y conocidos que habían quedado en la región de Piamonte (Italia), facilitándoles los medios para inmigrar a este país y proveyéndoles trabajo en sus tierras.

Las ausencias periódicas de Canale durante sus viajes a su tierra natal, no lo desarraigaron de su Patria de adopción, donde eligió pasar sus últimos años, confortado por su familia y presenciando con legítimo orgullo el impresionante progreso del pueblo que él había ayudado a construir.

Juan Canale falleció el 11 de diciembre de 1943 a los 84 años de edad, a causa de una hemorragia cerebral certificada por el médico Francisco Grosso. Al referirse al fallecimiento de este pionero, Pedro F. Zanotti afirmó:

Termina una vida fecunda y laboriosa, con la muerte de Don Juan Canale, uno de los primeros habitantes del pueblo. Apreciado por todos, por su vida clara y honesta, su trato afable y generoso, su rectitud y sinceridad. Persona para quien la palabra era la mejor escritura. (6)

Tras un siglo de su primera comisión, sorprende que a lo largo de las décadas los diferentes Concejos Deliberantes de Leones no hayan rendido aún el debido respeto a esta figura señera del pasado local -que ingresó con la primera ola de la gran masa inmigratoria- bautizando, al menos, una arteria de la Ciudad con su nombre para recordar su ímpetu fundante, su labor constante y su destacada participación en la historia del progreso de Leones.

(*) Docente jubilada del nivel secundario y superior, periodista e historiadora. Autora y co-autora de artículos de investigación y de libros sobre la historia de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, biografías de sacerdotes y de historia leonense.

Notas, fuentes y referencias bibliográficas:

(1) Censo Provincial de 1895, Departamento Marcos Juárez. En cuanto al apellido de Magdalena, podría haber sido Pocchettino o Pochetino debido a que por entonces se escribían los apellidos extranjeros como se los escuchaba.

(2)

-Acta de defunción Nº 65, folio 65, perteneciente a Juan Canale, fechada en Leones el 11 de diciembre de 1943, firmada por el Sr. Roberto Zanotti, a cargo del Registro Civil de Leones.

-Acta de matrimonio de Amadeo Bertini y Nella Isabel Canale, Nº 23, folio 23, Tomo I, dada el 24 de junio de 1936, Registro Civil de Leones, Departamento Marcos Juárez.

(3)

-Municipalidad de Marcos Juárez (1987). Marcos Juárez, cien años de historia, 1887-1987. Córdoba: Off-set Nis.

-Ver Mollar, Margarita y Ghione de Fauro, Marta (2009) Génesis: reconstrucción histórica del proceso de organización institucional de Leones, con retratos culturales. Las primeras intendencias 1916-1930 (p. 221). Córdoba: el autor.

(4) Ghione de Fauro, Marta; Mollar, Margarita y Moroni de Bastino, Norma (2006). Nuestra Parroquia: estudio socio-antropológico sobre la Parroquia “Nuestra Señora del Rosario” de Leones (pp. 58-126). Córdoba: Offset Nis de Talleres Gráficos La Moneda.

(5) Lloyd, Reginald (1911). Impresiones de la República Argentina en el siglo veinte. Su historia, su gente, comercio, industria y riqueza (p. 756). Londres: Lloyd´s Greater Britain Publishing Limited Company.

(6) Inquietud, 15 de enero de 1944.

Fotografías: archivo de la familia Ravena y archivo de Margarita Mollar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *