A mediados del siglo XX, la juventud leonense se divertía al ritmo de tangos y milongas en las pistas al aire libre de los clubes.