Durante la dictadura, también hubo persecución ideológica en esta Ciudad. La visita de Videla, en 1978, marcó un antecedente.