EL ORIGEN DE LA FAMILIA, DE LA PROPIEDAD PRIVADA Y EL ESTADO. Durante la última dictadura cívico-militar, este libro de Federico Engels fue prohibido. El ejemplar de la imagen perteneció al leonense Néstor “Tropero” Pochettino.

El origen de la familia, de la propiedad privada y el Estado fue publicado por primera vez en 1884 por Federico Engels en el barrio de Hottingen, Zürich (Suiza). En Argentina, en el marco del sistema de represión cultural que estableció el gobierno de facto conocido como Proceso de Reorganización Nacional, este título -al igual que tantos otros- fue prohibido.

Dentro de la colección del Museo, se encuentra este ejemplar de la Editorial Claridad, publicado en Buenos Aires en el año 1946. El libro perteneció a la biblioteca personal del leonense Néstor “Tropero” Pochettino, ávido lector, y fue donado por su hija Sandra, a quien agradecemos la gentileza.

 

 

MÁQUINA DE COSER DE LANZADERA. Símbolo del trabajo de cientos de mujeres, este tipo de máquinas acompañó hogares y emprendimientos textiles. En Leones, entre los años ´70 y ´80, Haideé Sargiotto fundó una fábrica de ropa que marcó una época. En ella, se desempeñaron más de 30 mujeres.

A los 11 años, Haideé Sargiotto (77) aprendió a coser en Noetinger, su pueblo natal, junto a su abuela a través de una máquina de lanzadera, también conocida como máquina a pedal. Al poco tiempo, se radicó en Leones llevando adelante una tarea que mantiene hasta la actualidad.

“A mi primer vestido lo hice cuando aún no tenía 12 años. Todavía lo recuerdo. Fue para la señora Enrici de Echezarreta”, cuenta Haideé (1). Con el tiempo, cursó en la Escuela Profesional de Mujeres de Leones, donde terminó de perfeccionar sus conocimientos sobre corte y confección de prendas, entre otros oficios vinculados con la costura.

Hacia 1976, decidió concretar un emprendimiento propio guiada por su pasión por el sector textil. Así fue como surgió LeonTex, la fábrica de camisas que llegó a emplear hasta 30 mujeres.

Durante muchos años, la sede estuvo en las instalaciones del ex Cine Empire, en pleno centro de Leones. Allí, mediante máquinas industriales, las trabajadoras hacían diversas prendas, especialmente camisas e indumentaria laboral para los talleres e industrias de Leones y de la región: Marcos Juárez, General Roca y hasta Las Parejas, en Santa Fe.

Haydeé trabajando actualmente en su taller.

Desde Leones, Haideé y su equipo de mujeres enviaban los pedidos de camisas 2000 para la famosa empresa José Huespe e Hijos, en Córdoba. LeonTex también producía para Casa Beige (Buenos Aires), Jacobo (Villa María) y Enrici (Bell Ville), entre otras reconocidas tiendas de la zona y del país.

La fábrica leonense sufrió varios embates producidos por diferentes crisis económicas hasta que, finalmente, cerró en 1986. Sin embargo, la pasión de Haideé siguió en pie retomando la actividad para otras empresas entre 1998 y 1999, pero ya sin personal a cargo.

De ese modo, durante muchos años, continuó en la actividad desde su hogar, en el callejón Mariano Moreno, junto a su esposo Omar Pesci, reconocido sastre leonense, fallecido en 2020. Actualmente, Haideé sigue haciendo trabajos para una fábrica local de trajes de baño y pijamas.

Imagen principal: máquina de coser de lanzadera de la fábrica rosarina Gardini, donada por la familia Emiliani a la #ColecciónMuhli. Si bien la pieza no pertenece a la empresa de Haideé, resulta un símbolo del tipo de maquinarias con las que miles de mujeres aprendieron a llevar adelante sus trabajos de costura en Leones y en el país, a lo largo del siglo XX.

Fuentes y referencias:

(1) Entrevista a Haideé Sargiotto realizada por MuHLI, 7 de marzo de 2022.

 

ARTESANÍA TRIGUERA. En febrero de 2022, mes en que el Club Leones celebró su centenario y 75 años de la realización de la primera Fiesta del Trigo, recordamos el legado de los “Trigueros” a través de la historia de esta artesanía local, realizada por Edith Fochini a partir de una tradición que su abuelo materno trajo desde Italia.

El 16 de febrero de 1922, un grupo de jóvenes fundaron el Club Leones. La identidad de la institución se fue conformando de distintos modos. En el caso de sus colores, surgieron de la combinación de los dos clubes que se fusionaron para dar origen a la nueva entidad deportiva: el azul, de Argentino, y el rojo, de River Plate.

A partir de la organización de la Fiesta del Trigo (1947), a los seguidores del Club se les comenzó a llamar “Trigueros”, y así fue como, poco a poco, la figura de ese cereal se constituyó en algo identitario.

En la actualidad, cada vez que el Club lleva adelante la Fiesta Nacional del Trigo, las autoridades, reinas, delegaciones y personalidades que visitan la Ciudad son homenajeadas con una artesanía local, confeccionada con paja de trigo. Hasta el Papa Francisco recibió un ramo de mieses en 2013, cuando una delegación del Club Leones visitó el Vaticano (foto a la derecha).

De Italia a Leones

La confección de estas artesanías es realizada por Edith Fochini. Los orígenes de esta técnica se remontan a su abuelo materno, don Pablo Torregiani, un inmigrante italiano que se instaló en la zona rural de Leones.

En su Italia natal, don Torregiani realizaba este tipo de manualidades con mimbre, pero ante la falta de ese vegetal en el Sudeste cordobés, decidió reemplazarlo con paja de trigo (1). Con los años, la mamá de Edith siguió la tradición, pero tras fallecer en 1999, la costumbre se detuvo.

Edith no había aprendido la técnica por su corta edad, por lo que los secretos de la artesanía quedaron ocultos por un tiempo. En el año 2000, un sueño en el que aparecía su madre, le inspiró a la artesana local a retomar la tradición e intentar confeccionar de nuevo este tipo de piezas.

En una entrevista con el programa “Una mañana diferente” (RC2, 2010), Edith aseguró que la técnica demanda varios días y requiere de un aspecto clave: el trigo debe estar a punto de trilla para poder trenzarlo, por lo que los ramos de mieses y demás formatos solo se hacen en determinada época del año (foto de la izquierda), previo a la cosecha del cereal. (2)

Símbolo del patrimonio e identidad cultural leonense, desde 2022 esta artesanía triguera también forma parte de la #ColecciónMuhli. En el futuro, las infancias y adolescencias de la Ciudad podrán conocer más sobre esta técnica familiar traída de Italia, que representa a Leones.

Desde el MuHLI agradecemos a Edith por su donación y aprovechamos para saludar a los “Trigueros” por el centenario del nacimiento de su Club.

Fuentes y referencias:

(1) y (2) Bonibardo, Myrian [En línea] http://esbuenocomunicarnos.blogspot.com/2011/01/edith-fochini-mieses-hecha-arte.html [Consulta: 12 de febrero de 2022]

 

MÁQUINA IBM. Esta máquina de escribir eléctrica de la marca IBM fue utilizada en la década de 1980 por Roberto Gallo en la redacción del periódico local Nuevo Día. Por entonces, este tipo de máquinas significaban un gran adelanto tecnológico, ya que no existían las computadoras.

El 31 de enero de 1974, Roberto Gallo y su esposa, María Ana Ramazzotti, lanzaron el periódico independiente Nuevo Día. Por entonces, la publicación se editaba completamente en blanco y negro. Gran parte de los contenidos eran producidos a través de máquinas de escribir comunes (ver foto de la derecha).

A inicios de la década de 1980, el periódico decidió modernizar su proceso de producción gráfica adquiriendo dos máquinas de escribir eléctricas IBM. Roberto Gallo asegura: “Compramos dos IBM eléctricas en Rosario, con bochitas para cambiar los tipos de letra y contar con el medio espacio para que las columnas de las páginas quedaran prolijas. Fue una revolución para la impresión offset, aún no había aparecido la computadora”.

Ubicado en boulevard Belgrano 1.176, el periódico se prepara para conmemorar su 50 aniversario en 2024. Dentro de las colecciones del MuHLI, es posible conocer una decena de sus primeros elementos de producción gráfica, entre los cuales se encuentran una máquina de escribir común (foto) y una de las dos IBM eléctricas de los años ´80.

Estos elementos fueron donados por la familia Gallo en 2021 y se encuentran en proceso de catalogación. El Museo les agradece por sumar estos valiosos objetos para seguir difundiendo la historia de la prensa leonense.

 

PATENTE DE ROSSO LEONES SAIC. Detalle de patente de una maquinaria agrícola fabricada en los talleres metalúrgicos creados por Santiago Rosso (1853-1914) en 1904. (1)

Rosso Leones SAIC es considerada la primera industria establecida en Leones y zona de influencia. Su sede se encontraba sobre calle Mitre al 1100, en el barrio Sur. (2)

A lo largo de su historia, tuvo cinco denominaciones. La patente corresponde al último nombre utilizado por la empresa, desde 1957 hasta su desaparición.

En 1929, su rolo desterronador y otros productos hechos en Leones formaron parte del Pabellón Argentina de la Exposición Iberoamericana de Sevilla (España). (3)

Este valioso objeto de la colección del MuHLI fue donado por Roberto Rosso, a quien agradecemos por su gentileza.

Fuentes y bibliografía:

(1) Núñez, Marta (1980). Leones, en el pasado y presente (p. 283). Córdoba, Argentina: Offset Nis. Datos aportados por el Ing. Alejandro Rosso.

(2) Núñez, Marta (1980). Ibíd.

(3) “Rosso Hermanos”. (Octubre de 1943). Suplemento especial, Inquietud, p. 9, Leones.

 

RADIO NOBLEX CARINA | Fabricada en el país, este clásico modelo acompañó momentos cruciales de las familias argentinas en los años ´60, ´70 y ´80, entre ellos el típico sorteo para hacer el servicio militar obligatorio.

El servicio militar obligatorio marcó la vida de muchos leonenses, entre ellos la de los soldados conscriptos que debieron ir a luchar a las Islas Malvinas en 1982, tras ser sorteados para cumplir con esa obligación. La mayoría de ellos pertenecían a las clases 1962 y 1963.

César Fiorito era empleado rural cuando fue sorteado. “Ese día fue un 1 de mayo. Estaba trabajando en un campo entre San Marcos y Leones. El sorteo comenzó a las ocho de la mañana por Lotería Nacional y lo transmitía Radio Nacional. Cada media hora iba a escuchar la radio para ver cómo iba el sorteo. Yo tengo el número de documento con terminación 116. Ese era el número de orden del sorteo. Cuando me llegó el turno, me tocó el 942 ¡Se me vino el mundo abajo! Fue un número que marcó mi vida para siempre, pero estoy agradecido de haber hecho el servicio y poder contarla”, recuerda el ex combatiente leonense.

Durante décadas, el sorteo de la “colimba” fue un rito que debían cumplir los varones argentinos entre los 18 y 21 años de edad. Esta instrucción militar obligatoria comenzó a aplicarse en 1901 y finalizó en agosto de 1994, durante la presidencia de Carlos Menem, tras la muerte del conscripto Omar Carrasco, víctima de torturas (1).

Gran parte de los jóvenes solían escuchar el sorteo en vivo por radio. Luego, los resultados se publicaban en los diarios. Aquellos que obtenían un número alto, eran reclutados para cumplir con el servicio militar obligatorio.

“Lo seguimos por radio. Fue a la mañana, estábamos en la clase de Educación Física, en el Club Leones. Creo que era LV2, una radio AM muy popular de Córdoba y, como si estuvieran mis designios marcados, los 10 anteriores a mí se salvaron y los seis posteriores, también. Yo obtuve el número 626”, recuerda el veterano leonense Daniel Chiarla.

Creado en los años ´60 por Noblex (2), el modelo Carina formó parte de esos momentos cruciales para muchos jóvenes, especialmente para los leonenses que fueron convocados a participar como conscriptos en Malvinas, entre abril y junio de 1982.

Este modelo de radio Carina -el mayor éxito de ventas de radio de la Argentina, según Noblex- fue donado a la colección Muhli por la familia de Mabel Celis. El aparato, forrado en cuero, recuerda a esas voces que marcaron la historia del país.

Fuentes y referencias:

(1) De Vedia, Mariano (17 de julio de 2019). “El caso Carrasco, la muerte que marcó una bisagra en las FF.AA.”, La Nación, Buenos Aires.

(2) Noblex. [En línea] https://noblex.com.ar/institucional-noblex [Consulta: 29 de marzo de 2022]

 

LA RAZÓN DE MI VIDA | En el marco de los 70 años de la muerte de María Eva Duarte, este libro nos permite recordar y reflexionar sobre el tiempo en que Leones se llamó Perón (1953-1955).

Este libro autobiográfico sintetiza las ideas de María Eva Duarte de Perón, quien le encargó su escritura al autor español Manuel Penella de Silva. La publicación, de 317 páginas y 59 capítulos, está organizada en tres partes: 1) Las causas de mi misión 2) Los obreros y mi misión 3) Las mujeres.

El 15 de septiembre de 1951 el libro fue publicado por Ediciones Peuse, alcanzando una tirada de 300 mil ejemplares. La imagen de portada es un retrato realizado por el francés Numa Camille Ayrinhac (1881-1951), reconocido pintor del primer peronismo. El original de la obra fue quemado durante el golpe de estado de 1955, perdiéndose definitivamente.

En julio de 1952, el Congreso de la Nación sancionó la ley 14.126, que estableció la obligatoriedad de la incorporación de La razón de mi vida como texto escolar de todos los niveles del sistema educativo, en el marco de una serie de homenajes que tuvieron lugar en los días previos a la muerte de Eva Perón, a pesar del rechazo de legisladores de la oposición.

Durante la proscripción del peronismo, su circulación estuvo prohibida, según decreto ley 4.161 del 9 de marzo de 1956. La reglamentación indicaba una pena de 30 días a seis años de prisión para quienes no cumplieran, por lo que la publicación se convirtió en uno de los libros prohibidos de Argentina. Tras el fin de la proscripción, el libro fue traducido a diferentes idiomas y reeditado en varias oportunidades.

Un autorretrato literario melodramático

Retrato realizado por Numa Camille Ayrinhac.

En su análisis del texto, Victoria Cóccaro describe el contenido como una auto-representación melodramática. Para la autora, La razón de mi vida aparece como una especie de autorretrato literario, cuyo lenguaje y estructura narrativa se enmarcan en el melodrama. Dice Cóccaro:

El componente melodramático como vehículo de expresión construye un yo (voz narradora) fuertemente sensible, subjetividad del corazón que resulta fácil espejo del lector. Por esto el tono del discurso es testimonial y emotivo, siendo las emociones el único factor rector de los actos. Los sentimientos juegan como motor de escritura (“aspiro a que donde quiera se lea este libro se conozcan los sentimientos de mi corazón agradecido”), a la vez que motor de vida de Eva Duarte, (“siempre he actuado en mi vida más bien impulsada y guiada por mis sentimientos”). Es decir, no hay nada que entender ni interpretar sino sentir. (1)

En cuanto a los personajes, además de la pareja “María Eva-Perón”, en el libro “el pueblo” aparece ocupando un rol central. En palabras de Cóccaro:

Evita misma como víctima heroica, salvada por Perón, justiciero y padre protector, héroe tradicional, enfrentado al enemigo traidor, la oligarquía, el capitalismo o el comunismo. De este modo la figura de Eva como víctima inocente logra identificarse progresivamente con el pueblo, dupla que intercambiará significantes en todo el texto para armar un conglomerado de sentido en el cual se puede leer este mini-relato: Eva (y el pueblo) son salvados por Perón (el héroe), padre protector de ambos, pues ella ha sido redimida por Perón y el pueblo también lo será. (2)

Un objeto para reflexionar sobre el clima de época

Más allá de lo literario, este libro también permite analizar el contexto sociohistórico del tiempo en que fue lanzado y la influencia del peronismo -a través de la voz de Eva- en las transformaciones de la época. La obra plasma el testimonio de una de las artífices de lo que sucedía a mediados del siglo XX en el país. La historiadora cordobesa Rebeca Camaño Semprini señala:

En La razón de mi vida, Evita relata que al viajar a Europa llevaba consigo el afán de nutrirse de la experiencia de las naciones más antiguas y ver lo realizado en obras sociales, pero que lo que encontró allí fue todo lo que no debía ser en nuestra tierra. ¿Por qué? Porque estas obras eran en su mayoría frías y pobres. Esto se debía a que habían sido construidas con criterio de Estado “y el Estado sólo construye burocráticamente, vale decir con frialdad, en la que el gran ausente es el amor”, o con criterios de ricos “y el rico, cuando piensa para el pobre, piensa en pobre (p. 165).

Encuentro en esta afirmación de Evita una síntesis de dos procesos a partir de los cuales se ha caracterizado al peronismo: la democratización del bienestar y la crisis de la deferencia. (3)

En julio de 2022 se cumplieron 70 años de la obligatoriedad del libro en las escuelas del país, otro hecho que ayuda a entender las características de un tiempo marcado por la ampliación de derechos sociales y, a la vez, la aplicación de la doctrina peronista y su aparato simbólico en distintos ámbitos, incluido el de las políticas educativas. Una particularidad que un sector de la sociedad argentina experimentó como imposiciones de un régimen antidemocrático.

En cuanto a la historia leonense, el libro que acompaña este texto forma parte del sector E “Cuando Leones se llamó Perón” del Museo. El ejemplar pertenecía a Ercilia María Chiaramello, oriunda de Colonia La Flora (Saira). Fue un regalo de su hermano José, quien lo compró en Villa María apenas salió. La obra fue pasando entre familiares hasta que llegó a Leones y en 2020 Guillermina Chiaramello, hija de José y sobrina de Ercilia, lo donó a la #ColecciónMuhli.

Este ejemplar de La razón de mi vida constituye un dispositivo para abordar con mirada crítica las características del primer peronismo y comprender, desde una perspectiva local, cómo fue el contexto en el que la Ciudad cambió su nombre por el de Perón (estación Leones), tras la muerte de María Eva Duarte, el 26 de julio de 1952 a las 20.25 horas.

Fuentes y referencias

(1) y (2) Cóccaro, Victoria (8 de marzo de 2013), «La razón de mi vida y “Eva Perón en la hoguera”: entre el relato y la voz», Babel [En línea] http://journals.openedition.org/babel/2578 [Consulta: 23 de julio de 2022]

(3) Camaño Semprini, Rebeca. “Evita, crisis de la deferencia y democratización del goce”, Cuadernos de coyuntura [En línea] https://cdc.sociales.unc.edu.ar/evita-la-crisis-de-la-deferencia-y-la-democratizacion-del-goce/ [Consulta: 23 de julio de 2022]

Agradecimientos: Dra. Marta Philp. Fernanda Passarelli. Guillermina Chiaramello.